TORRES DENTAL GROUP

Los Malos Hábitos y la Salud Mental

LOS MALOS HABITOS Y LA SALUD DENTAL

Un hábito (o costumbre) es una rutina de comportamiento que se repite regularmente y tiende a ocurrir inconscientemente.
¿Está destruyendo sus dientes con sus comunes malos hábitos? Muchos de nuestros pacientes se sorprenden al saber cómo ciertos comportamientos afectan su salud oral. Sus dientes están hechos para durar toda la vida. Son lo suficientemente fuerte como para soportar las funciones diarias de masticación alimentos pero ciertos comportamientos habituales pueden impedir la capacidad de sus dientes para que funcione correctamente.
Todos estos hábitos implican específicamente a la boca y alteran el equilibrio de las fuerzas musculares que controlan el crecimiento y la posición de los dientes.

Los músculos no sólo sirven para abrir y cerrar la boca, también controlan sus labios, lengua y mejillas. Cuando todos los músculos están tirando de su peso igual, un equilibrio de fuerzas se producen entre los labios y las mejillas, en la parte exterior de la lengua en la interior, y en los dientes unos contra otros. Cualquier cosa que altere este equilibrio, puede mover los dientes y provocar una mordedura inestable. Esto a la larga puede causar que los dientes se agrieten, suelten, o incluso hasta caersen! Una mordedura inestable también puede conducir a síntomas como dolor en la mandíbula o dolores de cabeza.

Además, los hábitos comunes, tales como morderse las uñas o comer alimentos azucarados aumentan la presencia de bacterias nocivas en la boca.

Morderse las Uñas

[cml_media_alt id='2693']habits1[/cml_media_alt]Piense en todas las cosas que sus dedos tocan durante todo el día. Es probable que sus manos están cubiertas de gérmenes y bacterias de darle la mano a los demás, la manipulación de alimentos, taparse la boca al estornudar y tocar las perillas de las puertas. Incluso si se lava las manos con frecuencia, los gérmenes y bacterias quedar atrapadas entre las uñas. Si tu muerdes  las uñas, vas a transferir bacterias de las manos a la boca.

El Pulgar y los dedos constituyen la mayor parte de los hábitos orales. Sin embargo, dos tercios de los niños que participan en los hábitos de los dedos pulgares los superan por lo general a la edad de los cinco. Los cambios dentofaciales variarán con la intensidad, duración y frecuencia del hábito y la posición del dígito en la boca. el cambio dentofacial
incluyen:

^ La mordida abierta anterior
^
El movimiento facial de los incisivos superiores
^
Movimiento lingual de los incisivos mandibulares
^ Constricción maxilar

Cuanto mas rápido se interrumpa el hábito mayor será la probabilidad de una auto-corrección en los cambios dento-faciales. Sin embargo, el niño debe parar el hábito de forma espontánea. Aunque, La mayoría de los hábitos paran en la escuela debido a la presión del grupo; es entonces que el tratamiento, de modo definitivo, no se inicia hasta las edades entre los 4 y 6 años.

La técnica del tratamiento consiste en colocar una señal en el dedo del paciente como un recordatorio para no poner su dedo en la boca, sobre todo durante el sueño. Las señales pueden ser un vendaje, un calcetín o manopla, una sustancia amarga o un aparato comprado comercialmente. Es importante hacer hincapié al niño en que el mecanismo de tratamiento no es un castigo, sino sólo un recordatorio.

La terapia de recordatorio puede ser utilizado en conjunción con un sistema de recompensa. Un contrato que se establece con el niño y el padre. El contrato establece que el niño va a descontinuar el hábito en un período de tiempo especificado y si tiene éxito recibirá una recompensa (el tipo acordado por el padre e hijo). La colocación de etiquetas o marcas en el calendario monitorea el progreso del niño.

Chupete

[cml_media_alt id='2694']habits3[/cml_media_alt]Las consecuencias del uso de un chupete son similares a la de los dedos o la de chuparse el dedo pulgar, pero no tan pronunciada. Los hábito del chupete tiende a terminar antes que los hábitos con los dedos porque son más fáciles de perder intencionalmente o no intencionalmente. El 90% de los ninos
termina antes de los 5 años de edad y 100% termina a la edad de los 8 años. Mientras más temprano se elimine el chupete mayor es la probabilidad de una auto-corrección dentofacial.

"La succión continua en un chupete puede provocar que las trompas de Eustaquio se abran de manera anormal, lo que permite que las secreciones de la garganta se filtren en el oído medio", explica el portavoz de AGD María Smith, DDS. La transmisión de bacterias en las secreciones conducirían a infecciones del oído medio.

La conclusión es que si su hijo está luchando continuamente con infecciones del oído medio, es posible que tenga una alternativa mas saludable que la de la cirugía o los antibióticos para detener este problema, dice el Dr. Smith, solamente quitar el chupete.

Hábito del Labio

[cml_media_alt id='2695']habits4[/cml_media_alt]Lamer los labios es el hábito más común de todos. El efecto clínico más comunes son los labios inflamados con una frontera amplia eritematosa que rodea el área de la piel fuera del labio de color bermellón. Lamer los labios de forma severa, con el labio inferior escondido detrás de los incisivos superiores, coloca fuerzas excesivas dirigidas hacia el lingual sobre los dientes de la mandíbula y las fuerzas faciales en los dientes superiores, lo que resulta en retro-inclinación de los incisivos inferiores e inclinación hacia delante de los incisivos superiores. Hay poco que pueda hacerse para detener el hábito, sin embargo, las áreas irritadas pueden ser controlados con la aplicación de esteroides y ungüentos antibacterianos.

Bruxismo

[cml_media_alt id='2696']habits5[/cml_media_alt]El bruxismo es la trituración o rechinar de dientes. Se presenta con mayor frecuencia durante el sueño, sin embargo algunos niños rechinan los dientes cuando están despiertos. Esto resulta en el desgaste de los dientes causando dolor muscular masticatorio y el dolor de la ATM. Los factores locales incluyen interferencias oclusales o altas restauraciones. Los factores sistémicos incluyen estrés, trastornos de la personalidad, deficiencias nutricionales, alergias, trastornos endocrinos, trastornos musculoesqueléticos y retraso mental. La mayoría de los niños superan el hábito y el tratamiento es innecesario.
Con el tiempo, el bruxismo produce un desgaste en los dientes y grietas microscópicas en el esmalte dental. en casos severos, los pacientes pueden realmente fracturar los dientes.

Para aquellos que lo hacen, el tratamiento consiste en:

^ Equilibrio de las interferencias oclusales
^ Remisión a personal médico para descartar problemas sistémicos o psicológicos
^ La fabricación de un aparato de molienda noche

Hábitos nocivos que involucran su postura

[cml_media_alt id='2697']habits6[/cml_media_alt]^ Una "postura de la cabeza hacia adelante" es cuando la cabeza es llevada demasiado hacia adelante frente a los hombros. El peso de su cabeza es aproximadamente de 15 lbs. - El peso de una bola de bolos promedio! Esto no sólo ejerce tensión sobre el cuello, la espalda y los hombros, sino que también afecta los músculos de la mandíbula e incluso puede cambiar su mordida.
^ Dormir boca abajo para que su cabeza y cuello están en una posición tensa.
^ Transporte de objetos pesados en los hombro como bolsas, carteras o monederos.
^ Acunar el teléfono en el hombro.
^ Descansando la barbilla en la mano.
^ Para ver la televisión (o cualquier otra cosa) con su cabeza en un ángulo agudo, como por ejemplo cuando se está acostado en la cama con su barbilla en el esternón.
^ Trabajar en una superficie que es demasiado alto.
La mayoría de las personas no equiparan los problemas de postura con la salud dental. Una mala postura, sin embargo, puede echar la cabeza y la columna vertebral fuera de equilibrio en relación a la gravedad.
La mala postura produce un desgaste innecesario en sus músculos y articulaciones. Tiene un efecto de "reacción en cadena" de arriba abajo en su cuerpo. La posición de la cabeza tendría mayor impacto en los músculos de la masticación. Los músculos son más fuertes que los dientes, y cuando se tensan pueden causar que los dientes se muevan, agrietan o se astillen. Estos malos hábitos posturales también pueden llegar a causar dolor en los músculos de la mandíbula, la cabeza, el cuello y los hombros.

Masticar y morder hielo, bolígrafos o lápices

[cml_media_alt id='2698']habits7[/cml_media_alt]Aunque los dientes son en general muy fuertes, morder objetos duros repetitivamente puede dar lugar a grietas o a la rotura de los dientes. Las coronas dentales, y posiblemente una tratamiento de conductos puede ser su futuro gracias a este mal hábito.

Fumar o el uso del tabaco

La enfermedad periodontal y pérdida de dientes son dos buenas razones para abandonar este hábito.

Bebidas azucaradas y bocadillos

La exposición de los dientes a un exceso de azúcar durante todo el día estimular la acumulación de placa en los dientes y las encías. Este hábito puede provocar caries y enfermedades de las encías.

El uso de los dientes como herramientas

[cml_media_alt id='2699']habits2[/cml_media_alt]El uso de los dientes como un sustituto de tijeras, alicates o herramientas de cualquier tipo puede conducir a los dientes rotos o por lo menos ha astillar el esmalte. Algunas personas confían en sus dientes para trabajos ocasionales. como la apertura de una botella, abrir una bolsa de patatas, enderezar un tenedor doblado, o rasgar una etiqueta de precio de una nueva prenda de vestir. Estas acciones pueden ser muy duras para sus dientes pudiendo incluso causar la  debilidad en sus dientes, la fractura o el astillamiento.

Cambios de Hábito

^ La buena noticia acerca de los hábitos es que PUEDEN SER cambiados. Esto depende de ti. Aquí están las "3 R" para romper los hábitos.
Date cuenta: El primer paso para cambiar cualquier hábito es reconocer que este existe. Pida a los miembros de la familia o amigos para añadir a la lista. Piense en sus hábitos en relación con la frecuencia con que los haces y en qué circunstancias. Puede que incluso trazar un mapa de esta información durante una semana o dos.

^ Reemplazar: Cuando se da cuenta que está involucrado en un comportamiento que desea detener, sustituir ese comportamiento con otra cosa. Por ejemplo, si se da cuenta que está apretando los dientes, tomar una respiración profunda y soplar fuera de su boca... permitiendo que su mandíbula se relaje. A veces resulta útil usar recordatorios que llaman su atención sobre el hábito. Ejemplo: cada vez que oye el timbre del teléfono, o ver el color azul, prestar atención a si está o no está apretar su dientes.

^ Reforzar: Cada vez que para un mal hábito, felicitese! Dígase a sí mismo, "lo hice - genial!" Es posible incluso identificar otras maneras de recompensar a sí mismo por el nuevo comportamiento.

Cuándo se necesita ayuda?

No todos los hábitos se pueden cambiar a través de su propio esfuerzo. A veces se necesita ayuda profesional. Si usted tiene viejos hábitos que involucran su boca, como apretar los dientes, entonces puede haber cambiado su mordida. En este caso, sería muy difícil de cambiar el hábito sin tener la corrección de la mordedura por un especialista.
Los hábitos que involucran su postura, como por ejemplo llevar la cabeza demasiado hacia delante, con el tiempo pueden causar que ciertos músculos se acorten. En este caso, la ayuda de un terapeuta físico puede ser necesaria para relajarse y estirar los músculos. El trabajo terapéutico con un quiropráctico o fisioterapeuta en conjunto con su dentista también puede ayudar a corregir los desequilibrios de la columna vertebral.
Si usted experimenta cualquiera de los hábitos descritos, valdría la pena discutirlos con TORRES DENTAL GROUP en su próxima cita. Aquí le explicaremos cómo podrían dañar su salud dental y evaluaremos si ya se ha producido algún daño.

Tome el tiempo para entender su salud. Su salud es su posesión más valiosa. Vale la pena la inversión!
Dr. María Claudia Torres
FAACP, DABDSM

78-11 35th Avenue, Suite 1-E
Jackson Heights, NY 11372
(718) 899-3840

No hay comentarios.

Agregar comentario